jueves, septiembre 14, 2006

La reina con corona de trenzas...


"La Pasionaria" Así describen los medios de prensa ucranianos a Yulia Timoshenko, ex Primera Ministra de la antigua república rusa, que encarna una historia digna de novela policial o de espionaje.
En la era Gorbachov, en medio de la perestroika y la glastnot, se ganaba la vida posando desnuda para clandestinas revistas XXX de noche....de día mantenía a duras penas un club de video con viejos títulos que nadie arrendaba.
Con el desmoronamiento del imperio soviético, su club se vino abajo. Pero empezó desde los escombros... A costa de su propio esfuerzo, estudió finanzas y no demoró en destacar como una de las promesas del futuro en su país. Al tiempo presidió empresas de energía nuclear.. y en esos laureles durmió (y se enriqueció) tranquila, hasta que el gobierno de Leonid Kuchma comenzó una perspecución en contra de cualquier figura con capital político que amenazara su poderío en el palacio Mariinski. Yulia no fue la excepción. Partió a un largo exilio a Georgia y Moldavia, con su marido y sus dos pequeños hijos, hasta que volvió a su país, disfrazada de travesti a dar la pelea en contra del presidente en las elecciones que se avecinaban. Mientras su marido era apresado y sus hijos enviados con una abuela en Londres.
Extraña y corruptamente Kuchma venció al líder de la oposición, Víktor Yushchenko (quien se convertiría en el amante secreto de Yulia), lo que hizo estallar masivas refriegas en las calles de Kiev. Desde ahí "la pasionaria" comenzó a gestar la épica "Revolución Naranja" (2005) en la que miles de ucranianos se plegaron en las calles a exigir democracia. En medio de todo, Víktor fue envenenado (y su rostro destruido) y Yulia debió mantener la resistencia, pese a los incesantes esfuerzos de la inteligencia rusa por raptarla y encarcelarla, a partir de una orden expresa del presidente Kuchma. Sin embargo, el pueblo pudo más y su descontento logró la deslegitimación de las elecciones y el triunfo de los revolucionarios capitalistas (extraña mezcla!) :Víktor fue electo presidente y Yulia Primer Ministra.
Todo marchó miel sobre hojuelas durante los primeros seis meses, hasta que los muros del Palacio Mariinski cegaron a Víktor, quien veía como todo su capital político era consumido por su carismática Premier. Pretextando corruptelas, decidió remover a Yulia Timoshenko y expulsarla del gobierno. El romance se acabó y desde entonces, "la pasionaria" lidera la oposición para convertirse en presidenta el próximo diciembre. Su principal lema: ir a la caza de los corruptos "de verdad": la sangre en el ojo aún pesa.. y también en su corona de trenzas, al estilo Princesa Leia... toda una moda en Europa del Este.

3 Comentarios:

A la/s 4:13 p. m., Blogger Udo dijo...

Y aún así se escandalizaron y estuvieron a punto de boicotear el recital de Madonna en la Plaza roja, como dice la biblia, primero mira el tronco que tienes en tu ojo y después la paja ajena.
Hoy no tengo mucho que opinar, para variar igual que ayer, antes de ayer y todos los días ando muerto de sueño. Que estés muy bien, nos vemos.
Sal-udo.

 
A la/s 11:21 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

mm. siempre descalificando a mi envenenado presidente viktor yushenko.
seguramente yulia lo dejó porque ahora está feito.
besos

 
A la/s 2:27 p. m., Blogger smoked eyes dijo...

Queridito:

Me volví loca llamándote ayer, no pensé que te hubiera pasado algo tan heavy .... necesito que te contactes conmigo..... no sé tu número personal, honey

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal