miércoles, agosto 02, 2006

"La historia se escribe de mitologías destruidas" (Nieri)


Los mitos de derriban y la realidad se convierte en un relato sin sustento, tal cual pronostican autoflagelantemente los posmodernistas. No soy uno de ellos, pero me asustan a ratos.Un referente importante de la historia universal reciente, Fidel Castro, relegó todos sus poderes, incluyendo la presidencia, conducción de las Fuerzas Armadas, legislación suprema y autoridad del Partido Comunista cubano en su hermano Raúl. Y tal como anticipan los analistas, se ha producido una fragmentación histórica desde la cual ya se podría afirmar el cambio de giro entre un fidelismo y un raulismo. Un traspaso de poder que excluye la voluntad ciudadana y da largo aliento a la obra de Castro en el pequeño y precioso país que sabe de hambre y esperanza.¿Las diferencias entre los hermanos? Raúl es más pragmático y aperturista en lo económico que Fidel. En otras palabras, un Chávez/Evo Morales/Lukashenko más, que entiende el secreto de la adaptabilidad en un mundo alineado en el libremercado. Más allá de la connotación y los alcances que implica este hito, queda de manifiesto que los signos de ese mundo en el cual nació mi generación están quedando como nombres del gran epitafio de la historia: Yasser Arafat, el Papa, el Príncipe Rainiero y otros tantos.. me produce una sensación de envejicimiento inevitable y de profundo nostalgia por ese mundo polarizado en el que crecí y que se dividía en una simbólica pero muy real "cortina de hierro". Ahora no hay límites y queda la sensación de flotar en un mar incierto de billetes verdes que no se tocan. Volviendo a lo de Fidel, adhiero a quienes ven esta estratagema como un ensayo en vida del traspaso de poder que Fidel no vivirá. En el fondo le está diciendo al mundo: "mi régimen tiene continuidad"....en otras palabras, sin lanzar la frase "todo está atado" que dijo Franco antes de morir, en los hechos y mediante un testamento histórico escrito en vida, Fidel garantiza que su revolución cubana tiene oxígeno para rato.

2 Comentarios:

A la/s 5:46 p. m., Blogger franco dijo...

la perpetuidad no es signo de mitificación verdadera, como la discontinuidad de tal cosa perpetua no significa la inexistencia de lo mítico. Si somos guardianes de los mitos, como lo entendía Teillier (ya no me acuerdo como se escribe), debemos ser lo suficientemente humanos como para aceptar lo impermanente, que es donde reside la belleza. La necesidad de mito, paralelo a la necesidad de utopía, creo, es, en lo profundo y en lo simple,la necesidad del Edén perdido. Focilizar utopías es traumatizar e inmovilizar el avance hacia los paraísos interiores, hacia el Edén que no está compuesto por arbolitos, sino por espejos en los que mirarnos es una fiesta, pues nos reconocemos idénticos al paraíso, nada se refleja. El mito, la utopía, el comunismo, Cuba, tú y yo somos los signos, indicamos perfección que se hambría, el hombre no posee hambre, es hambre (según un bello poeta argentino), y la mitología responde instantáneamente,sólo por tremendos momentos, a esa respuesta. Después del comunismo, otra mitología, otra sed respondida con sangre. El verdadero mito (ya no mito, pues carecería de signos)es la expiración.Ya, me voy a clases, me embalo y pierdo el sentido del tiempo..chau, abrazos

 
A la/s 12:29 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

Enjoyed a lot! Milf on milf action

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal